Haciendo que el propósito de tu año nuevo se mantenga.

El siguiente post es una traducción de la nota de la American Psychological Association APA con la finalidad de divulgar en Español. Siguiendo las indicaciones de distribuirse sin fines comerciales y otorgando el crédito a la fuente original (Making your New Year’s resolution stick).

¿Perder peso? Hecho. ¿Empezar a hacer ejercicio? Hecho. ¿Dejar de fumar? Hecho.

Puede ser desalentador cuando su lista de propósitos de Año Nuevo es tan larga como su lista de compras navideñas. Además de la caída post vacacional, no poder mantener sus propósitos en febrero, marzo o incluso a finales de enero puede aumentar su ansiedad. Cuando sus decoraciones navideñas se empacan y se guardan, la frustración de una membresía de gimnasio no utilizada u otros recordatorios de propósitos fallidos pueden hacer que los últimos meses de invierno se sientan desesperanzados.

Sin embargo, es importante recordar que el Año Nuevo no está destinado a servir como un catalizador para los cambios radicales de carácter. Es un momento para que las personas reflexionen sobre el comportamiento del año pasado y prometan hacer cambios positivos en el estilo de vida. “Establecer metas pequeñas y alcanzables a lo largo del año, en lugar de una meta abrumadora y singular el 1 de enero, puede ayudarlo a alcanzar lo que sea que esté buscando”, dice la psicóloga Lynn Bufka, PhD. “Recuerde, no es la magnitud del cambio lo que importa, sino el hecho de reconocer que el cambio en el estilo de vida es importante y trabajar para lograrlo, paso a paso”.

Al hacer que sus propósitos sean realistas, existe una mayor probabilidad de que las mantenga durante todo el año, incorporando un comportamiento saludable en su vida diaria. APA ofrece estos consejos cuando piense en los propósitos de Año Nuevo:

Empezar por lo pequeño

Haz los propósitos que creas que puedes mantener. Si, por ejemplo, su objetivo es hacer ejercicio con más frecuencia, programe tres o cuatro días a la semana en el gimnasio en lugar de siete. Si desea comer de manera más saludable, intente reemplazar el postre por algo que disfrute, como la fruta o el yogur, en lugar de ver su dieta como una forma de castigo.

Cambiar un comportamiento a la vez 

Los comportamientos no saludables se desarrollan a lo largo del tiempo. Por lo tanto, reemplazar los comportamientos no saludables por otros saludables requiere tiempo. No se sienta abrumado y piense que tiene que volver a evaluar todo en su vida. En su lugar, trabaja para cambiar una cosa a la vez.

Hable al respecto 

Comparte tus experiencias con familiares y amigos. Considere unirse a un grupo de apoyo para alcanzar sus metas, como una clase de ejercicios en su gimnasio o un grupo de compañeros de trabajo para dejar de fumar. Tener a alguien con quien compartir sus luchas y éxitos hace que su viaje a un estilo de vida más saludable sea mucho más fácil y menos intimidante.

No te castigues 

La perfección es inalcanzable. Recuerde que los pequeños errores al alcanzar sus metas son completamente normales y están bien. No se rinda por completo porque se comió un brownie y rompió su dieta, o se saltó el gimnasio por una semana porque estaba ocupado. Todo el mundo tiene altibajos; trabaja recuperarte de tus errores y volver a la pista.

Pide apoyo 

Aceptar la ayuda de quienes se preocupan por usted y lo escuchará fortalece su capacidad de recuperación y capacidad para manejar el estrés causado por su propósito. Si se siente abrumado o incapaz de cumplir sus objetivos por su cuenta, considere buscar ayuda profesional. Los psicólogos están entrenados de manera única para comprender la conexión entre la mente y el cuerpo. Pueden ofrecer estrategias sobre cómo ajustar sus metas para que sean alcanzables, así como ayudarlo a cambiar comportamientos poco saludables y abordar problemas emocionales.

Fuente: APA American Psychological Associantion-Making your New Year’s resolution stick https://www.apa.org/helpcenter/resolution.aspx?utm_source=twitter&utm_medium=social&utm_campaign=holiday-stress&utm_content=resolutions

De principios y finales.

Es una época de recuentos en la que miramos en retrospectiva lo que pasó en el año y hacemos un cierre de año, que de acuerdo con nuestros propios estándares, si lo valoramos positivo sea mejor el siguiente periodo, y si no fue un buen año y hubo un balance negativo o con pérdidas, comenzamos proponiendo nuevos objetivos para que el próximo año sea distinto.

Y de esos propósitos está cargado el futuro año, también un poco de predicciones, que dependen totalmente de las acciones que hagamos o dejemos de hacer.

Sin embargo, haciendo un balance general el 2018 es un año que trajo consigo nuevos panoramas. Un año que abre otras perspectivas en distintos ámbitos, y que independientemente de los cambios sociales, nos toca ver de una nueva forma el futuro que se avecina, y de las acciones que hagamos dependa el seguir avanzando.

Estoy seguro de que tendremos muchas oportunidades para ir mejorando el panorama social, familiar y personal, y depende de cada uno tomarlas y ocuparlas de la mejor manera. Y sí, sé que con mi optimismo me estoy aventurando demasiado dentro de la incertidumbre que siempre existe en estos periodos, pero es necesario verlo así y cargarse de motivación para el mejor futuro que necesitamos todos.

Les deseo el mejor inicio de año y pueda seguir compartiendo con ustedes por este medio experiencias y conocimiento.

¡Feliz 2019!